RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

Mostrando entradas con la etiqueta DIARIO DE TENERIFE. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DIARIO DE TENERIFE. Mostrar todas las entradas

viernes, 1 de diciembre de 2017

MOTÍN Y NÁUFRAGO


En absoluto me gustaría que ocurriera lo que estoy a punto de imaginar porque, en el fondo, no le deseo ningún mal ni a mi peor enemigo pero a la vista de la ilustración que tengo enfrente, al Sr. Rajoy no le auguro un futuro nada halagüeño,  máxime, cuando entre los miembros más afines de su partido que esta última semana viajaban felizmente en su compañía durante una travesía náutica de placer por el Mediterráneo ha tenido lugar un silencioso motín a bordo, de imprevisibles consecuencias y que al Presidente del Gobierno de la nación podría costarle incluso la vida si como parece ser cierto la pequeña embarcación en la que fue  finalmente confinado y abandonada luego a la deriva y a su suerte en alta mar, pudiera ser fatalmente descubierta con el paso de los días por cualquiera de los habitantes de esa posible nueva república independiente llamada Catalunya, proclamada por mayoría como consecuencia de los comicios previstos para el próximo día veintiuno de Diciembre y del que pueda salir elegido cualquiera de sus más acérrimos enemigos, enfrentados como están al Artículo 155 previsto por la constitución y puesto en marcha por el presidente Rajoy al que, además, consideran culpable de su actual situación financiera. 
Por lo que respecta a las provisiones, por el momento, no habría por qué preocuparse. Las condiciones climatológicas que se vaticinan para las próximas semanas, según los expertos, también parecen favorables a la navegación por lo que tampoco se habría de temer por la vida del náufrago. El mayor peligro y para el que el Presidente no tendría la más mínima cobertura, provendría precisamente del resultado de esos comicios anunciados para el próximo día veintiuno de Diciembre, de tal manera que la vida de Rajoy ya sólo dependería del resultado final de esas fortuitas elecciones a la Generalitat de Catalunya.  

domingo, 24 de septiembre de 2017

¡LIBERTAD! (divino tesoro)

Dentro de la campaña orquestada por los distintos dirigentes de los partidos independentistas catalanes en favor al derecho a votar en el anunciado referéndum del próximo 1º de Octubre, me ha chocado en especial una invitación expresa e impresa sobre unos vistosos pasquines pegados en las paredes de los pueblos del interior de Cataluña en los que se puede leer lo siguiente: ¡VOTEMOS PARA SER LIBRES!

Tal afirmación me parece, cuanto menos, una enorme paradoja. Que ser libre dependa de una papeleta que me ate de nuevo y sin garantía alguna a un gobierno determinado, por muy republicano que éste sea y al que deba, en aras de una supuesta democracia, un sueño que he venido persiguiendo desde mi lejana juventud, lo considero una vergüenza. Un sueño que jamás he visto ni verán cumplido mis ojos durante los años que me restan de vida porque el concepto y grado de libertad del que pueda presumir un individuo, en mi modesta opinión, sólo depende de sí mismo y no de la voluntad de ningún otro. La libertad no se concede; se alcanza.

En cualquier caso, sentirse libre es considerado también un estado mental, espiritual si se quiere, cuyos límites habrían de encontrarse únicamente en la frontera de la razón; razón que, -por otra parte y en mi caso particular-, fue condicionada coercitivamente por una nefasta educación judeo cristiana impuesta en su día merced a una férrea dictadura y en connivencia con los postulados más rancios de nuestra santa madre iglesia a través de los llamados diez mandamientos y ciertos dogmas de fe preconizados por sus sesudos teólogos que yo nunca acabé de entender.

Despojado con el tiempo de aquella  castradora dictadura y de la obediencia ciega (que nunca llegué a tener) a los dogmas de la iglesia, sólo restaba, en aras de mi propia libertad, alejarme ya de las fronteras establecidas, de las banderas flameando en las astas de los estados y prepararme para aquello de lo que nunca he llegado a disfrutar del todo: ¡LIBERTAD! Esta es la única razón por la que con mucho ahinco continúo persiguiéndola.

La ocupación de la Universidad de Barcelona por parte de tantos miles de estudiantes jóvenes ha puesto de manifiesto sus inquietudes, sus verdaderas intenciones de formar parte de un nuevo país del que se sienten fervientes herederos. Sin embargo, espero de los muchos de ellos que hayan cursado estudios de filosofía entiendan que los ideólogos de esos atractivos pasquines impresos que tanto me han llamado la atención sólo tratan de vendernos a precio de aparente saldo el bien más preciado al que un ser humano pueda aspirar gratuitamente y al que todos y cada uno de nosotros debemos tener derecho a cambio de nada: ¡LIBERTAD!

Muchos otros, ideólogos también, a fin de obtener similares resultados, -como ocurriera recientemente en Las Ramblas-, no han dudado en recurrir de igual modo a los miles de jóvenes creyentes, garantizándoles, -en la mayoría de los casos-, alcanzar la Gloria a cambio de su leal contribución a la causa, sin ni siquiera sospechar éstos que con su propia muerte habrían comprado  el Paraíso por fin soñado desde siempre.